fepsu
Por una convivencia urbana posible

ESPACIO DE DEBATE EN RED fepsu SOBRE PREVENCION Y SEGURIDAD

fepsu
contacto

CONFERENCIA FEPSU 2016. Primera jornada *

Este encuentro se fundamentó en la convicción de que la seguridad urbana es uno de los aspectos que más incide en la idea que nos construimos sobre la sociedad en la que vivimos y también como nos relacionamos con nuestros vecinos y vecinas, con las administraciones, o, incluso con la ciudad, como espacio y comunidad de relación.

La conferencia fue inaugurada por Nuria Marín, Presidenta del Fórum y Alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat y Ada Colau, Alcaldesa de Barcelona. Marín inicialmente reconoció la complejidad de los temas planteados para el debate pero, desde la suma de voluntades, aceptó el desafío colectivo de superar el actual estado de crisis como detonador de conflictos. Asimismo propuso que las administraciones asumieran una actitud de mayor cuidado y eficiencia ante las demandas de los vecinos. A continuación Colau resaltó la importancia del trabajo en red del Fórum y la necesidad de fundar una nueva cultura de la seguridad, basada en el compromiso de las administraciones, la corresponsabilidad de la ciudadanía y la rendición de cuentas. Asimismo planteó como los conflictos que emergen, hoy, en la ciudad, son en su mayor parte provocados por situaciones de precariedad familiar y de fractura social que ha causado la crisis económica; conflictos  que, últimamente, también tienen preocupantes componentes xenófobos y de islamofóbia. En este sentido la Alcaldesa de Barcelona advirtió que una ciudad se puede romper degradándose, por ello es básico revertir las desigualdades sociales profundizadas en estos últimos años.
  
Josep M. Lahosa, Delegado del Fórum, tuvo a su cargo la presentación del seminario y del documento base donde se consignaron las principales tesis y criterios de actuación sobre prevención y seguridad urbana que el FEPSU ha elaborado a través de los seminarios y conferencias estratégicas realizadas desde el año 2008 hasta la actualidad. Esta revisión del itinerario conceptual desarrollado durante estos años permitió a Lahosa plantear como la cohesión social sigue siendo la auténtica prioridad de la política de seguridad que defiende el Fórum, aceptando que para definir esa política pública de seguridad deben tenerse en cuenta tres elementos clave, 1) asumir la complejidad de la respuesta; 2) establecer un sistema público que priorice la prevención como el eje básico de la seguridad y 3) una política que persiga la apropiación colectiva.
 
Como ya viene siendo habitual en las actividades del Fórum, la conferencia persigue un debate abierto en el que junto a responsables políticos se establezca una interlocución con la academia y con profesionales y expertos. Cabe destacar que la convocatoria contó con la participación de 150 personas, entre las cuales estaban representantes de entidades de iniciativa social, profesionales de la seguridad, del urbanismo y de los servicios personales, así como académicos y una nutrida representación de alumnos de grado de criminología, derecho y ciencias políticas.
 
En la conferencia inaugural Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política de la Universitat Autònoma de Barcelona, propuso incorporar nuevas categorías de análisis a las reflexiones del Fórum. Consideró necesario superar la lógica habitual de crisis, y avanzar en un diagnóstico que incorpore la idea de cambio de época. La perspectiva de crisis nos encierra en una lógica coyuntural y episódica en la que aparentemente solo debemos modular mejor las respuestas, ya que nuestros paradigmas de partida siguen operando. Si aceptamos que estamos en un interregno, en un periodo de transición entre épocas, lo que deberemos hacer es replantear nuestras preguntas, que está cambiando el escenario en el que acostumbrábamos a operar. En realidad existe una tensión entre lo viejo y lo nuevo, ya que los espacios de intermediación tradicionales dejan de funcionar, creando incertidumbres e inseguridades, sin que los nuevos marcos estén aun plenamente asentados. Vivimos en una sociedad en la que cada vez  más la diversidad es un valor y la heterogeneidad es una realidad. Este es un desafío que no es fácil de asumir por las administraciones acostumbradas a operar con una lógica de homogeneidad. La seguridad ha de reformularse en ese escenario, incorporando el cambio tecnológico y una mirada de co-producción de las políticas a construir.
 
Compartiendo la mesa Núria Parlón, Alcaldesa de Sta. Coloma de Gramenet, destacó como el impacto de la crisis global y las problemáticas de seguridad del estado inciden en el descuido de la seguridad urbana que se manifiesta en nuestro día a día. Conrad Fernández, Superintendente de la Guardia Urbana de Badalona y miembro de la Asociación de Jefes de policía de Catalunya, reivindicó el rol de la policía de proximidad y la capacidad de las policías locales, por ser la que están más pegadas al terreno y tener un mayor conocimiento de las preocupaciones de la ciudadanía, para intervenir, junto a otros operadores, en la activación propositiva de políticas de prevención y seguridad urbana.
 
La conferencia estuvo organizada en base a tres mesas, en la primera de ellas se planteó los Nuevos enfoques y nuevos planteamientos a la prevención y la seguridad urbana (perspectiva conceptual), moderada por Daniel Luz, Asesor en Seguridad Ciudadana del PNUD para América Latina y El Caribe, contó con la participaron de Elena Giner, Concejal Delegada de Participación, Transparencia y Gobierno Abierto, y Delegada de la Policía Local de Zaragoza; Juan Alfonso Yerga, Profesor de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla) y José Manuel Peña, Jefe de Servicio en el Gabinete de Alcaldía de A Coruña. A continuación resumimos los conceptos que destacaron en cada intervención.
 
Daniel Luz, planteó en la presentación de la mesa, como el tema a debate encaja completamente con la nueva agenda de desarrollo global 2030, aprobado recientemente por  Naciones Unidas: los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una visión renovada que plantea 3 dimensiones novedosas:
 
1. Es universal, es decir no se dirige solo para los países del sur.
2. Es mucho más transformadora, pues aborda elementos claves de gobernabilidad, como por ejemplo el objetivo once: Las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; o el dieciséis:Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles
3. Mucho más compleja e interrelacionada: más objetivos, más metas y en consecuencia habrá que construir más y mejores indicadores (es más complejo medir la gobernabilidad, la prevención,…)
 
Elena Giner, expuso como seguridad, participación y convivencia son conceptos totalmente ligados en los que hay que identificar e intervenir en algunos aspectos clave como la implicación de las personas en la resolución de sus problemas, en el apoyo en uno mismo para provocar cambios. Giner reseñó como el valor de la restauración del daño puede constituir una de las claves para trabajar en la lógica de empoderamiento de las personas.
 
Señaló como al vivir en una cultura de la denuncia, donde hemos perdido la dinámica para la resolución de los problemas mediante el diálogo (se suele o bien pedir a alguien que lo solucione o se denuncia el hecho). Por ello consideró que hay trabajo que hacer para implicarnos en la resolución de los problemas. La mediación no siempre es suficiente, no siempre funciona, hay muchas más cosas que hacer y no solo la buena voluntad de las personas sirve, hay que reducir desigualdades, precariedad, los factores que provocan los conflictos; y asumir que ante específicos comportamientos también habrá que concretar una determinada intervención policial. Por ello uno de los retos a los que nos enfrentamos es definir un nuevo modelo policial, que haga trabajo comunitario y orientación hacia un cambio en las relaciones con la comunidad. Hay que impulsar el trabajo y reconocimiento de la función policial, mejorar la relación con la ciudadanía y promover una función más comunitaria de la policía, mayor presencia e interrelación con la ciudadanía.
 
Es desde la prevención que se combate la violencia. Participación, convivencia y políticas activas de reconocimiento de derechos, para trabajar en la línea que se marca este Fórum.
 
Juan Alfonso Yerga, "Los poderes globales han convertido a las ciudades en los cubos de basura de los problemas generados por sus intervenciones" (Bauman). Las políticas urbanas son un agujero negro de la ciencia política, de hecho hemos sido seducidos por el proceso de evolución de la demografía, sin contemplar la realidad y la existencia de varias ciudades dentro de la ciudad.
 
Efectivamente uno de los problemas con los que se encuentra la ciencia política y la gestión pública es la propia limitación en el análisis, en este sentido hablamos de violencia o inseguridad, pero no tenemos acotada ni enfatizamos la dimensión de riesgo, que ha cambiado en el tiempo y trae nuevas y diferentes vulnerabilidades.
 
Así las instituciones nos tienen acostumbrados a hablar sobre violencia habitual - lo que conocen los servicios del sistema penal -, pero no de los riesgos, lógico por otra parte si tenemos en cuenta como ni se recoge información al respecto -de hecho el CIS ha dejado de preguntar por la seguridad desde el año 1999 –. Por ello es de reseñar la encuesta de victimización de Barcelona.
 
Yerga planteó algunos dilemas: ¿Vamos a volver atrás, hacia valores materialistas? en los que cada vez se hará mas evidente “la humanidad excedente”, la improductiva según esos valores, la que sobra; o bien vamos a fomentar políticas reales de participación y más democracia deliberativa, asumiendo como a veces la participación, tal como se ha entendido y se ha practicado por las instituciones, no lo ha facilitado. Algunos ejemplos de una nueva aproximación de deliberación los podemos encontrar en otras ciudades como por ejemplo, los días para la deliberación (Toronto). “No alejen del ágora a la ciudadanía que la están arrimando al miedo”
 
José Manuel Peña, planteó de inició la necesidad de vincular estrategias de desarrollo humano con las políticas de seguridad. De hecho es conocido como la crisis societaria y sistémica en la que hemos estados instalados en los últimos años, donde mayor impacto negativo ha generado es en las ciudades; también somos muy conscientes que quien ha de afrontar, por encima de sus competencias y recursos esos impactos son los municipios.  
 
Los municipios y sus ayuntamientos han tenido que adaptar sus ciudades apara resistir al impacto de las crisis, con sus competencias, capacidades financieras y especificidades organizativas limitadas por la inanición a la que se ven sometidas por parte tanto del gobierno del estado, como de las comunidades autónomas (difícil hacer gobernanza sin capacidad para ello).
 
Comprendiendo que las ciudades son el escenario en el que se reproducen los conflictos. Asumimos como al ser la seguridad una construcción social, requiere de aproximaciones multifactoriales para resolver un problema poliédrico. En este sentido una ciudad inclusiva, equilibrada (social, economía ambiental) debe enfrentarse ante retos de desarrollo urbano, además de los clásicos, surgen nuevos, como la transparencia, la gobernanza y la participación siendo necesaria una ciudadanía y unos gobiernos que generen una agenda de acción en clave de construcción ciudadana.
 
Ambitos de intervención clave a trabajar:
 
 
"La violencia es el miedo a los ideales de los demás" (Mahatma Gandhi).
 
A continuación de las ponencias individuales se generó un espacio de debate con el público presente, transcribimos los principales conceptos que circularon durante el diálogo.
 
·        ¿La convivencia es la clave para solucionar la conflictividad social?.
 
·        No solo hay que trabajar desde el diálogo, mayor presencia en la calle no garantiza nada, la clave es una buena coordinación también con el ámbito social y en qué casos hacen falta mayores acciones.
 
·        Las políticas de convivencia son una buena opción pero nos debatiremos entre soluciones a corto plazo y las que requieren de políticas a largo plazo. Los gobiernos del cambio deben anclar las políticas clave que luego con futuras renovaciones de gobierno no se puedan eliminar.
 
·        Una comunidad de personas es una comunidad de valores.
 
·        Represión y asistencia a la marginalidad son modelos fracasados pero vigentes. Un estado permanente de impunidad genera un estado de inseguridad.
 
·        La política anticipativa mejor que la preventiva.
 
·        Las políticas de convivencia pueden permitir apoderamiento de las comunidades. Viendo resultados de la encuesta de victimización de la ciudad de Barcelona parece que la sensación de inseguridad tiene más a ver con si ha tenido algún conflicto de convivencia en el barrio que si se ha sido víctimas de un delito.
 
·        Coproducción de políticas (compartir el diagnóstico), hacerlo juntos. Muy relacionado con el factor de la anticipación, personal en el territorio que tiene capacidad de detección (la mitad de éste se realiza por entidades privadas del tercer sector). Se ha dedicado mucho dinero a formar a los cuerpos de seguridad y muy poco al resto de agentes que actúan en el territorio. Hay que hacer políticas anticipatorias.
 
·        La dicotomía libertad-seguridad, es un error conceptual importante, la seguridad es “el contenedor” en el que se ejercen las libertades.
 
·        La mano blanda - la mano dura. La dura ha sido un gran fracaso en América Latina, pero en países con mucha criminalidad, la mano blanda tampoco soluciona todo. ¿Cómo encontramos la mano inteligente que haga prevención?
 
·        Se ha hecho muy poca formación de agentes sociales.
 
 
La segunda de las mesas trató de los Criterios para la innovación organizativa y social en las políticas de convivencia. Moderada por Gian Guido Nobili, Delegado del Forum Italiano di Sigurezza Urbana y responsable de seguridad en la Reggione Emilia Romagna, contó con la participaron de Gala Pin, Concejala de Participación y del distrito de Ciutat Vella de Barcelona; con José Javier Barbero, Concejal delegado de Seguridad y Emergencias de Madrid, con Carlos Cordovilla, Educador social de IRSE Araba, entidad gestora del Proyecto 12 Nubes en Vitoria-Gasteiz  y de Carlos Susías, presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.
 
Gian Guido Nobili, se refirió de inicio a la tendencia, tanto en Europa como en América Latina, de invertir a lo largo de las últimas décadas en formación de policías locales como forma de transformación de la policía hacia actores y funciones más preventivos y menos reactivos. Los resultados han sido escasos. Hoy admitimos que deberíamos invertir en equipos multidisciplinares, en personas que desde distintas aproximaciones hablen un mismo idioma cuando lo hacen de prevención: los “preventólogos”, es decir profesionales que aborden la política pública de prevención y seguridad desde una perspectiva multifactorial en la que junto a las aproximaciones sociales también se asuma el rol que el sistema de control puede jugar como mecanismo preventivo si se incorpora al discurso de creación de cohesión social como principal objetivo de las políticas públicas, también las de prevención y seguridad.    
 
Nobili afirmó que estamos ante un cambio generacional político, y esto abre las puertas a definir políticas nuevas en materia de prevención. “En Italia no hay tanta profundización en el debate como el que veo en el documento base que se ha presentado a esta conferencia, de hecho lamentablemente en Italia los recursos van dirigidos básicamente para policía y cámaras de video vigilancia.”
 
Por ello es tan importante que la ciudadanía se involucre en los procesos de participación, se impliquen en los diagnósticos y en las políticas públicas de seguridad y prevención.
 
Carlos Cordovilla, inició su intervención reivindicando a la juventud y el rol como agentes de cambio que de hecho tiene en muchos de los proyectos que emergen en las ciudades. Uno de estos proyectos es el 12 nubes de Vitoria-Gasteiz, en el que intervienen 50 adolescentes.
 
De forma sintética este proyecto nace de la lectura de un libro (12 nubes de tiza), escrito por J. Manuel Setien, y del intercambio que se produjo entre los y las jóvenes lectoras y el autor.
 
Cualquier proyecto con jóvenes ha de tener en cuenta la necesidad de tener una estructura colaborativa entre diferentes departamentos del ayuntamiento. En el caso del 12 nubes hay tres aspectos o momentos clave: activación, participación y creación, además la propia dinámica del proyecto genera nuevos espacios y roles autoconstruidos por los jóvenes participantes, así se han organizado equipos de redes generadores de contenido y vigilantes de la red.
 
El proyecto integrado en el Servicio Social de Base de El PIlar y liderado por el Programa Municipal de Educación de Calle con la participación de más de 50 adolescentes, profesionales de diferentes disciplinas y artistas locales ha generado nuevas dinámicas en el mundo educativo: el tutor en red y los institutos y diferentes disciplinas; en el cultural: artistas, músicos…que participan, y en los agentes sociales y recursos. El proyecto tiene un gran nivel de uso de las redes sociales, pues entiende que lo que no se hace público no se ve y para que los jóvenes estén en la agenda pública deben ser visibles y estar en la calle, en este sentido para 12 nubes, la red, las redes sociales son también calle.
 
Carlos Susías, inició su intervención exponiendo sin ambages que la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) es un lobby de presión, para poner en el centro de las políticas públicas a los más desfavorecidos y el empoderamiento de la personas mediante su participación. Destacando el punto 1.3 del documento base presentado en la conferencia, en el que se plantea como la crisis ha generado el crecimiento de un sector plural (en el que está el tercer sector), creyó necesario clarificar  como hay diferencias notables entre el tercer sector y los movimientos sociales o de economía solidaria. El capital social será mayor cuanto más se potencie el capital relacional.
 
Según su opinión el tercer sector en este ámbito de la seguridad y la prevención, ha de trabajar para que se garanticen los derechos de los y las ciudadanas y, especialmente que los puedan ejercer, y se potencie el empoderamiento de las personas. Ello lo hacen las entidades sociales y para ello es necesario trabajar en la comunidad y no tanto en las personas individualmente, teniendo en cuenta los entornos.
 
Otro aspecto relevante es actuar ante las instituciones y las administraciones. De hecho la EAPN se opone con gran vehemencia a reformas como las de la Ley seguridad ciudadana, que en vez de solucionar los problemas de las personas criminaliza a la gente que tiene más problemas y más dificultades para hacer frente a los embates del mercado. En este sentido defiende como hay que ser beligerantes ante las opciones políticas que pretenden alejar de la administración local las políticas sociales, como se ha intentado en los últimos años. Alejamiento que además ha coincidido con el llamamiento al tercer sector para que desistiese de desarrollar políticas preventivas y se concentrara en la reacción, de atención de las urgencias y en ningún caso a la prevención ni el empoderamiento de las personas.
 
El tercer sector tiene efectos para el fortalecimiento del capital social, que sean ciudadanos activos, politización de la ciudadanía (que sean sujetos activos de la polis que tienen mucho que aportar) se necesita ciudadanos conscientes, lo que nos llevara a una seguridad inclusiva; y para ello hace falta gobernanza democrática, sin ello, ni hay seguridad ni hay nada.
 
José Javier Barbero, enfatizó como el nuevo gobierno municipal está definiendo la gestión del cambio para Madrid después de décadas de políticas de reacción a la precariedad. En este sentido es especialmente relevante la presencia del mayor cuerpo de policía local española con 6.200 efectivos que inciden en la imagen y el modelo de ciudad que se plantea. Por ello el objetivo del gobierno municipal es la de insertar el modelo policial en uno de seguridad y el de seguridad en el modelo de ciudad. Desde el gobierno hemos definido un modelo de ciudad: Madrid como ciudad de los cuidados, poniendo en el centro las personas, un proyecto de un alto nivel transversal.
 
Barbero puso en evidencia como esta dimensión de “Cuidados”, a menudo se ha definido intencionadamente como un hecho individual, normalmente feminizado e invisiblilizado. El gobierno de la ciudad de Madrid manifiesta de forma clara como los cuidados no están solo en el hogar ni en las instituciones sino en la comunidad, por ello hemos de empoderar a la comunidad para que esta sea capaz de prevenir y proteger para garantizar la seguridad. En esta posición, si la dinámica policial no cuida no tiene sentido.
 
El ayuntamiento va a garantizar unos mínimos que ayuden: programas de nutrición, vivienda, suministro energético (lucha contra la pobreza energética) y atención sanitaria, etc. Contexto claramente comunitario. Para desarrollarlo necesitamos territorios y procesos. Territorios donde desarrollar herramientas de desarrollo mutuo, que se apropien de espacios para hacer comunidad. Y fortalecer procesos ya en marcha, como los de la PAH.
 
Para ello se trabajará en ejes como la vida cotidiana con herramientas para la gestión del malestar, determinantes de las desigualdades sociales, barrio y clave relacional (soledad y falta de vínculos), o con la coproducción de políticas buscando la imbricación de diferentes espacios.
 
Con el modelo antiguo de policía y seguridad se genera más inseguridad. Por ello se está modificando la aproximación con un modelo de seguridad mucho más complejo que contemple algunos aspectos innovadores socialmente. Hacer compatible la persecución del delito con los derechos humanos, lo contrario es establecer un modelo basado en la sospecha y de estado de limitación de derechos. Se actúa para que todos los procesos de cambio se hagan con la sociedad civil. La ordenanza de Madrid es de 1942, para cambiarla se van a priorizar mesas de trabajo, con el reconocimiento del otro, en condiciones de igualdad moral, participando todos en relaciones de equidad.
 
Gala Pin planteó, implicada con las necesidades de los vecinos a pie de calle, que experimentamos  una  época de transversalidad, pero no como una época de cambio sino como un cambio de época. Existe mucha demanda de seguridad (de policía en la calle) que tiene que ver con la ruptura de los vínculos comunitarios, y se suma además la situación de crisis con la que se agrava el sentimiento de inseguridad. Observó la necesidad de pensar la prevención para remendar la ruptura de los vínculos comunitarios.
 
Retos con los que la administración pública debe comprometerse: Con el modelo antiguo se genera más inseguridad. Es clave la transversalidad, la necesidad de caminar hacia la coproducción de políticas públicas (avanzando en las líneas de identidad y perspectiva de género, por ejemplo) promoviendo una lógica de cooperar y no de competir, incluso en el Ayuntamiento. Mirar hacia fuera con el conjunto de la sociedad, incorporar a los jóvenes, y el conjunto de colectivos en el diseño de las políticas. Impulsar el uso de las tecnologías y las redes sociales para generar comunidad. Promover el trabajo en red, con más coordinación para evitar duplicidades y mejorar nuestra actuación. Activar mecanismos de escucha para incorporar prácticas que se dan en la sociedad para eliminar el sentimiento de inseguridad.
 
También luego de esta mesa de trabajo se generó un momento de debate donde predominaron las siguientes ideas.
 
·        No acabamos de tener éxito (autocrítica): Incorporar a un sector de los profesionales clave para mejor la seguridad: las personas que trabajan en el diseño urbano.
 
·        No mejoran las sensaciones de seguridad, la policía ayuda pero no mejora estas sensaciones, hay otros profesionales que deberían incorporarse en este tipo de foros, como los de la comunicación.
 
·        Son materias muy endógenas el urbanismo y la seguridad y cuesta que trabajemos juntos. Es necesario compartir información.
 
·        Dicotomía seguridad – urbanismo. Transversalidad, como las políticas públicas, si se hacen con perspectivas de género, permitirá ligarlos.
 
·        Tener en cuenta no solo la perspectiva de género pensar también en la ciudad de los niños.
 
·        Todos los sectores y mundos tienden a la endogamia pero en el medio urbano, pensar en una participación plena, diagnóstico compartido, definición de políticas y gestión conjunta con vecinos y vecinas, organizaciones privadas, etc…
 
·        Tenemos que denunciar posturas de determinados medios que generan miedo, no siempre justificado. Deberíamos empezar a denunciar estos hechos.
 
·        El problema de la visión comunitaria es los que no se la han creído nunca.
 
La última sesión de trabajo propuso compartir Buenas prácticas de nueva gobernanza de la prevención y la seguridad. La mesa, moderada por Sara Ortíz, del Col·lectiu Punt6 y  de la School of Community and Regional Planning - University of Bristish Columbia, contó con la  participación de Silvia Subirós, miembro de la  Cooperativa Connectats, entidad gestora del proyecto Why violence? en la franja del Besós-Barcelona, con José Luís Carque, Jefe de la Policía local de Castellón de la Plana y Presidente de la Unión de Jefes y Directores de Policía Local, del Dr. Sergi Valera, del Departament de Psicología Social de la Universitat de Barcelona y de Josep Rovira, Director del Área de Drogas y del Área de Inclusión y Pobreza de la Asociación ABD.
 
Sara Ortiz, explicó como Col·lectiu Punt6 tiene como objetivo de sus prácticas y trabajo poner en el centro de la planificación urbana la vida cotidiana de las personas, no solo los trabajos remunerados, sino la participación comunitaria, las dinámicas familiares, etc. y tenerlo en cuenta a la hora de construir espacios. Para ello proponen pensar los diferentes espacios colectivamente, consensuando usos, deseos y necesidades, rompiendo las jerarquías impuestas (por género, edad, condición socioeconómica, origen, identidad sexual….) e implicando a los y las diferentes agentes sociales. Con dinámicas participativas para pensar el diseño, la gestión o el uso de los espacios de manera colectiva, incorporando la diversidad de personas y experiencias.
 
A continuación Silvia Subirós en representación de laCooperativa Connectats que tiene como una de sus líneas de trabajo la coproducción en proyectos sociales, expuso el desarrollo del Proyecto Why violence? en la Franja del Besós. Un programa que desde el año 2012 activa procesos de convivencia juvenil utilizando como recurso de comunicación y sensibilización social diferentes disciplinas artísticas operando sobre el concepto de la violencia desde el recorte de las pequeñas violencias (micro violencias) y creando comunidad entre los jóvenes.
 
El proyecto Why violence? se articula a partir de talleres y micro proyectos, acciones en institutos, debates con familiasy una comunicación online que dinamiza la creación de comunidades virtuales.Los facilitadores actuales del proyecto son jóvenes que, en su mayoría, han surgido de los capítulos anteriores del proyecto. Finalmente Subirós reseñó algunos de los objetivos fundamentales del proyecto: Generar capital social, lograr superar barreras de clase, de género, de desprecio por el otro en general y construir convivencia. Reactivación a través de un proyecto de vida y práctica de habilidades de negociación.
 
José Luis Carque, presentó las ideas y conceptos vinculados a un modelo ponderado de policía que está siendo puesto en funcionamiento en Castellón de la Plana. Este modelo se activó centrado en tres momentos o ámbitos: los actores: policía, políticas públicas, universidad y sector privado. MIT (métodos y técnicos); los tiempos: antes, durante y después de los delitos y en los métodos de investigación post-delictual  Reconoció Carque como la policía está acostumbrada a trabajar durante la producción y después de producirse (investigación) el delito, lo que no hemos trabajado tanto es el antes, es decir la predicción o la anticipación. Esta aproximación es en la que trabaja el modelo ponderado de policía. Para ello los conceptos clave son la cercanía (la que pone cara al vecino), la que está aunque no la veas pero te genera seguridad. Es la que transmite a la cúpula policial lo que pasa a la ciudadanía (responde y escucha).
 
Sergi Valera, propuso impulsar la oportunidad de establecer espacios de trabajo colaborativos entre la academia y los gestores públicos, integrar la práctica a la universidad e incorporar la teoría de la universidad en la práctica (transferencia de conocimiento). En su caso en el ámbito de la psicología social, el espacio público y la percepción de seguridad.
 
El ser humano es por definición un ser social y esto se plasma en el espacio público. La socialización se genera siempre en unas condiciones ambientales / de entorno determinadas, por ello es tan relevante la relación que hemos podido establecer con la Dirección de Servicios de Prevención del Ayuntamiento de Barcelona a lo largo de los últimos diez años.
 
Ello nos ha permitido el análisis de la percepción de inseguridad ciudadana en los espacios públicos de Barcelona constatando que la percepción de inseguridad, en nuestro modelo de análisis, se basa en tres aspectos: características ambientales, competencias personales y representación de los espacios seguros.
 
Una constatación de nuestro trabajo es evidenciar como hay espacios extremadamente polarizados en cuestión de género. Feminizados / masculinizados (los más inseguros). También son inseguros los menos usados y los ocupados por grupos sociales poco diversos. En cambio la diversidad social genera seguridad, en consecuencia favorecer un uso diverso de los espacios públicos genera seguridad.
 
En el último segmento de ponencias, con una merma de tiempo en la que fue una intensa jornada de trabajo Josep Rovira destacó el rol de la gobernanza en temas de prevención y seguridad: Gestión de las interdependencias para impulsar acciones compartidas. Y expuso sobre algunas experiencias basadas en la prevención de conductas de riesgo en el consumo de alcohol y drogas. Lossellos de calidad” en la noche segura: identificar espacios en el sector ocio y hostelería a partir de buenas prácticas. (Party +). Respaldó la necesidad de generar mesas de deliberación en el entorno del ocio nocturno, fomentar la implantación de los “sellos”y la reducción de riesgos y asociaciones de cannabis: disminución de riesgos penales y por criminalización.
 
A partir de las 19:00 el público se trasladó a la calle y tuvo lugar el Taller práctico sobre metodología de las Marchas exploratorias: la ciudad desde una perspectiva de género. A cargo del Col·lectiu Punt6 y un grupo anteriormente inscripto de cuarenta participantes.
 
Este taller se dividió en dos partes, una primera de introducción teórica e histórica de las marchas exploratorias, cómo y dónde se originó este método de diagnosis de la seguridad, qué elementos incluye y qué cosas podemos preguntarnos sobre la percepción de seguridad en el espacio urbano. Y una segunda parte práctica, donde tuvo lugar una marcha exploratoria cerca del espacio de la conferencia en el CCCB. Durante el recorrido se realizaron paradas y señalizaron aspectos que generen seguridad e inseguridad. En la marcha se habló de las diferentes percepciones de seguridad y cómo factores como el género, la edad, el origen, la identidad sexual, las capacidades, la experiencia migratoria, etc., condicionan estas percepciones. También se solicitó a las personas participantes que fotografiaran elementos que recojan sus percepciones y su mirada y vivencia del entorno. Al finalizar la marcha exploratoria, se generó una reflexión colectiva y se compartieron las experiencias y a través de algunas de las fotos tomadas.
 
(*) Este texto ha sido redactado a partir de apuntes registrados durante la conferencia. Próximamente será enviado a todos los participantes el documento final de conclusiones y luego se lo publicará.

Comentar

  * Nombre
  * E-mail (No sera público)




Publicaciones